Do "camino"

12.07.2020

El título de este taller se denomina "el camino del Hara" pero camino aquí se refiere a un concepto mucho más amplio el DO. Todo lo que se vera de aquí en adelante es extraído de la cultura japonesa y su modo único de ver el mundo.

"Do" quiere decir, en japonés: camino, vía, método o enseñanza. El Do se obtiene a través del aprendizaje y el seguimiento constante de cualquier arte japonés que se practique ya sea de lucha (taekwanDO, juDO) arte (escritura, dibujo), meditación (zazen), e incluso la famosa ceremonia del té (chaDO). El Do nos lleva al perfeccionamiento espiritual mediante la dominación de la técnica que uno elija.

El Do es un camino que nos guía indudablemente a conseguir el estado de Satori o iluminación a través de la constante práctica. Vivir en base a la ideología y la práctica constante nos lleva al equilibrio, a fusionar el cielo con la tierra que significa conciliar los opuestos, abandonar los apegos y deseos personales que nos generan tensiones, ceguera, nerviosismo, competencia y sobre todo mucho estrés. Nos permite armonizar nuestra energía con la energía cósmica que es la energía del universo y así poder ser completamente libres.  Nos enseña a alcanzar el espíritu absoluto, el no ego, a comprender la naturaleza de nuestro espíritu y así alcanzar la más alta de las personalidades (Budeidad).

El hombre al dejar atrás su naturaleza, se convierte en ser dual, va y viene constantemente eligiendo entre lo que creemos que son positivos y negativos, de esta manera, su mirada sobre la vida se vuelve limitada.

Esta constante elección provoca tensión, angustia, nervios y furstación. Casi todos los problemas del hombre devienen de una constante elección entre el disfrute de los arquetipos cielo y tierra, en realidad entre las ideas y pensamientos que se crearon al rededor de estos dos. Por ej: si elijo los placeres de la tierra, entonces no podría disfrutar de una meditación o de realizar yoga o de aprender algún arte que me lleve al conocimiento espiritual. En caso de ser al revés, no podría disfrutar de una cena o de alguna reunión de la que no se hable sobre el tema, no podría disfrutar de una charla mundana, disfrutar del acto sexual o de un asado.

El encaminarme o volver al camino que alguna vez anduve antes de desviarme, me lleva a conciliar los polos y las ideas o pensamientos que hacen que las cosas, en mi mente se tornen positivas o negativas (ilusion), de esta manera mi visión de la vida se amplia y veo las cosas desde otro punto de vista (realidad).

El Do es infinito y nunca se acaba. Uno por sí mismo debe recorrerlo aunque puede hacerlo con la ayuda de un Maestro. El maestro tiene el papel de enseñar y guía, pero al final debe dejar que el alumno encuentre sabiduría y comprensión por si solo a través de sus prácticas y meditaciones. El objetivo es que el alumno llegue a ser como el maestro quién nunca deja de practicar, nunca dejar de aprender.

Como todo nuevo camino que se emprende supone hacer cambios, ya que mantenernos como estábamos es seguir por el mismo. Los cambios se irán dando de varias formas, tendremos que poner un poco de nuestro interés y ganas. 

Por todo esto el taller se llama Hara Do, el camino hacia el hara, el camino hacia nuestro ser verdadero y como técnica para ello se elije la meditación zen, que tiene como objetivo la búsqueda interior hacia nuestro verdadero ser. De esta manera, vemos que los conceptos e ideas que se explican en este taller se unen y están relacionados entre si.

Historia del Do

El do-道 se originó en la China cinco o seis siglos antes de cristo. Fue Lao-tzu quien desarrolló el Tao / Dào (Pronunciación china del carácter 道)

Lao-Tzu escribió sobre la importancia de seguir un camino, una doctrina, un código para unir el hombre con la naturaleza, para unir el cielo y la tierra. Según Lao-Tzu existe un Tao-Do-道 que es una especie de espíritu universal con el que nos podemos poner en contacto siguiendo el camino.

Básicamente el sistema de aprendizaje de cualquier disciplina según la filosofía del Do-Tao-Zen-道 consiste en:

1.- Establecimiento de una serie de patrones, modelos o formas conocidas como kata=型.
2.- Repetición de los katas=型 durante años.
3.- Perfeccionamiento y búsqueda de la belleza en los katas "uniéndose" a ellos en una especie de iluminación.

El propósito es que el alumno a través de la repetición no pueda despistarse. A base de repetir y repetir el alumno llegará a un estado de mushin = no-mente, no-espíritu. Este estado de no-mente nos hace aceptar el mundo tal cual, y es una de las claves del entrenamiento en cualquier disciplina do-道.