Nuestra Esencia

27.12.2020

Conociendo nuestra parte Divina:

La esencia es aquello invariable, permanente y que constituye la naturaleza de una persona. Es el corazón, el núcleo, la parte central y fundamental de un ser. Es lo más importante y característico de una persona, representa su identidad.

La palabra esencia viene del latín y significa ser, también se relaciona con el verbo existir y describe esos rasgos distintivos y permanentes de la naturaleza de una persona. Es lo que hace que una persona sea lo que es, mas allá de las modificaciones o cambios que pueda atravesar en su vida. Por más que la persa cambie, por las que trate de ser de otra forma, por más mascaras sociales que tenga, en esencia siempre será la misma y se mantendrá intacta.

La esencia es la parte de uno que vive en cada uno de nosotros y nos conecta al universo y sus principios. Es la chispa divina que cada uno lleva en su interior y que nos conecta con nuestro propósito de vida. Por lo tanto, es nuestra brújula interna, nuestra guía principal y la única que verdaderamente debe orientar nuestros pasos en la vida.

En nuestra esencia se haya nuestro verdadero objetivo de vida y que cada uno de nosotros venimos a cumplir en este mundo. Una misión propia que cada cual debe encontrar y experimentar y para ello, nuestra esencia nos manda constantemente información, señales de diferentes formas que parten de lo más profundo de nosotros mismos y que, en caso de seguirlos, nos permiten llegar de forma rápida y directa a nuestra propia autorrealización.

Estados conectados con nuestra esencia la vida se transforma se vuelve divertida, todo lo que realicemos nos saldrá de forma fácil y disfrutaremos de todo. Pero sus mensajes, antes de poder ser escuchados por nuestra mente, tienen que pasar por varias capas (nuestros miedos, recuerdos negativos del pasado, limitaciones, inseguridades y autoengaño) y ese es el motivo principal por el cual nos resulta tan difícil escuchar. Nuestra intuición es guiada por nuestra esencia, pero nosotros hemos dejado de lado la intuición y percepción (aquella voz que nos dice no vayas por ahí, no hagas esto, trabaja allí, hace esto). Una vez que la voz de la esencia paso por esas capas, tiene tan poca fuerza que casi nunca logramos escucharla. Y con el tiempo, perdemos cualquier capacidad de conectar con esa parte profunda y esencial de nuestro ser. Es por esto que muchas personas viven infelices, vacías y no consiguen encontrar su rumbo en la vida.

Al lograr vaciarnos, al lograr sanar aquellas limitaciones, aquellos miedos, al lograr liberarnos de todo aquello que nos impide y nos desvían de comunicarnos directamente con nuestra esencia, logramos al fin volver a ser y expresar quienes somos realmente, nos nos convertimos en aquello que siempre fuimos y que con el tiempo hemos olvidado, logramos volver a nuestro centro, yo en particular lo defino como volver a casa. Logramos al fin ser libres.

¡Vos podés lograr reconectarte con tu esencia y obtener todos esos beneficios, envianos un mail y te informamos de que forma!